Cómo fracasar en Netflix con un sueldo de un millón por episodio

Posted on

En esta vida todo tiene un precio. Si Netflix quería reunir a Greg Daniels y Steve Carell, quienes habían trabajado juntos en The office, tocaba sacar la cartera. ¿No era casi inevitable que repitieran el éxito de la sitcom laboral, sobre todo si incluía otra vez a Carell como un jefe impresentable? Pero Space force, esta nueva colaboración que en febrero volvió con una segunda temporada, está siendo un desastre comercial para la plataforma: uno por el que se calcula que Carell se lleva más de un millón de dólares por episodio.

El proceso de creación había sido inusual. Donald Trump había afirmado que ampliaría el ejército de los Estados Unidos con unas fuerzas espaciales. Desde Netflix llamaron al actor Steve Carell para que pensara si la anécdota podía dar para serie y él se puso en contacto con Greg Daniels, el hombre que había creado la versión estadounidense de The office. Sumaron a actores consolidados como John Malkovich o Lisa Kudrow y ya tuvieron en marcha una comedia sobre los ineptos que querían colocar fuerzas armadas en la Luna en 2024.

Cambios

La serie se trasladó a Vancouver para recortar gastos en la segunda temporada y sumó al guionista Norm Hiscock como showrunner para resucitar el proyecto a nivel creativo

La crítica tuvo claro el veredicto tras empezar la primera temporada: el resultado que firmaban tanto Carell como Daniels como creadores no funcionaba. Los elementos de primer nivel tanto delante como detrás de las cámaras tenían problemas para crear situaciones y exprimir los chistes. Desde Netflix también se dieron cuenta. El elevado coste por episodio no se justificó con la atención y el consumo obtenidos y se trasladó la producción de Los Angeles a Vancouver (Canadá), donde sale más económico rodar.

En la sala de guionistas también hubo cambios: se sumó Norm Hiscock como showrunner, compartiendo la labor con Daniels. Habían trabajado juntos en Parks and recreation y Hiscock también había firmado guiones en Brooklyn Nine-nine o El rey de la colina. No era la primera vez, además, que Daniels tenía el desafío de limar las asperezas de una serie en marcha: Parks and recreation con Amy Poehler tuvo una primera temporada fallida y supo redirigir el proyecto hasta convertirla en una de las comedias más admiradas por la crítica de este siglo.

John Malkovich se podría llevar 300.000 dólares por episodio.

John Malkovich se podría llevar 300.000 dólares por episodio.

DIYAH PERA/NETFLIX

¿Y qué dicen las críticas de la segunda temporada, que solamente tiene siete nuevos episodios? Uno de los artículos que mejor resumía la nueva deriva de Space force era Angie Han en The Hollywood Reporter. “La buena noticia es que Space Force parece haberse sometido a una corrección del rumbo muy necesaria, llevando la serie a una mayor consistencia y coherencia”, escribía. ¿Y cuál era la mala noticia? “Que todavía no funciona”.

El problema, sin embargo, es que también es un desastre comercial sin paliativos. La segunda temporada, que se estrenó el 18 de febrero, tuvo un consumo insignificante durante el primer fin de semana. Ni tan siquiera entró en la lista de las 10 series en inglés más vistas de la semana. Teniendo en cuenta que La mujer de la casa de enfrente de la chica de la ventana estaba en el décimo puesto con 11 millones de horas vistas en su cuarta semana, Space Force había pasado totalmente desapercibida.

Su primer fin de semana ni tan siquiera obtuvo suficiente consumo para convertirse en una de las series más vistas en Netflix

En su segunda semana, donde computaba por el consumo de siete días y no solamente de los tres primeros, por fin entró en el ranking de las más vistas en octavo lugar y con 12,3 millones de horas vistas. En comparación, ¿Quién es Anna? había obtenido 130 millones en su tercera semana, Vikings: Valhalla hizo 80 millones en sus tres primeros días en el catálogo, y también la superaban One of us is lying en su segunda semana (33,7 millones), Dulces mangolias en la cuarta (18,6 millones) y Ozark tras un mes y medio en la plataforma (12,8 millones).

Por tratarse de una serie por la que Carell se lleva un millón de dólares por episodio por su labor como actor, productor ejecutivo y cocreador, y por la que un secundario como John Malkovich puede percibir hasta 300.000 dólares por episodio, estamos hablando de una serie ninguneada con un precio muy alto.

'Space Force' tuvo que conformarse con un dato muy flojo en su segunda semana.

‘Space Force’ tuvo que conformarse con un dato muy flojo en su segunda semana.

Netflix

Pero pone de relieve una situación habitual en la televisión actual: si anteriormente los sueldos astronómicos en televisión solían estar vinculados a un éxito probado de las series en cuestión (como, por ejemplo, el millón por episodio de los actores de Friends), ahora el alto nivel de competitividad entre plataformas lleva a entregar auténticos pastizales al talento sin ninguna garantía de éxito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *