¿Por qué Netflix tiene que renovar ‘Heartstopper’? Todo lo que queda por descubrir en una segunda temporada

Posted on

Heartstopper‘ se ha convertido en el último fenómeno de Netflix, especialmente dentro de la comunidad LGTB. La adaptación televisiva de las novelas gráficas de Alice Oseman, que además corre a cuenta de ella, pues ocupa los cargos de creadora, guionista y productora ejecutiva, se ha ganado al público desde su estreno el 22 de abril gracias a su ternura, su inocencia y una historia entre dos adolescentes cargada de realidad e identificación.

Kit Connor es Nick en 'Heartstopper'

Kit Connor es Nick en ‘Heartstopper’

En la primera temporada, se han adaptado las novelas “Dos chicos juntos” y “Mi persona favorita”, por lo que es de esperar que, de tener continuidad en una segunda temporada, se traten las dos siguientes ya publicadas: “Un paso adelante” y “Más que palabras”. En el tercer volumen, Nick, Charlie y el resto de alumnos de Truham y Higgs se van de viaje de fin de curso a París, donde se desatan los acontecimientos que tendrán lugar tanto en esa novela como en la siguiente. La salud mental es la temática principal y, a continuación, vamos a detallar qué tramas serán las que se tratarían en el caso de que se produjera una renovación. Por tanto, si no quieres hacerte spoilers, será mejor que no sigas leyendo a partir de aquí y saltes al final del artículo, donde verás el aviso del final de spoilers.

El problema de contárselo a la familia

Después de gritarse el uno al otro en una idílica escena en la playa que son novios, la relación entre Nick y Charlie continúa dando pasos adelante. Uno de ellos es contárselo a la familia y aquí llegarán las primeras tiranteces para Nick. Este consiguió hablar abiertamente de su sexualidad con su madre, pero no lo tendrá tan fácil con el resto de su familia. Su padre está ausente y es muy complicado contactar con él, mientras que David, su hermano universitario, descubre el secreto de su hermano indagando en su habitación cuando regresa a casa a pasar las vacaciones de verano.

David se convierte en uno de los principales quebraderos de cabeza para Nick, ya que no lo apoya en ningún momento, sino que se burla de él y llega hasta a cuestionar su hombría. Esto provoca grandes enfrentamientos en la familia con la madre teniendo que poner paz entre ambos. Finalmente, Nick será capaz de confesar su bisexualidad a su padre en una comida familiar en la que están presentes las familias de ambos jóvenes. Por otro lado, Charlie lo tendrá más sencillo, dado que sus padres aceptarán sin problemas que tiene novio.

Nick y Charlie sobre la nieve en la primera temporada de 'Heartstopper'

Nick y Charlie sobre la nieve en la primera temporada de ‘Heartstopper’

Y otro de los pasos adelante en la relación es el sexo. Los padres de Charlie ya le advirtieron que el hecho de que salga con Nick no implica que puedan dormir juntos. Los dos adolescentes hablan en alguna ocasión del momento de mantener su primera relación sexual, pero siempre manteniendo la inocencia característica de los personajes y reflejando la importancia de avanzar por ese camino de la relación.

Lo que desemboca el viaje a París

El tercer volumen tiene parte de su recorrido en el viaje de fin de curso a París. Pero antes de todo lo que ocurre allí, los amigos de Nick le piden perdón por no haber sido capaces de pararle los pies a Harry con sus bromas homófobas hacia Charlie en el cine. Nick admite sus disculpas, aunque cada vez se encuentra más cercano y cómodo con el grupo de amigos de su novio. No obstante, intenta salir del armario con sus amigos de toda la vida, pero finalmente es incapaz, lo cual muestra la complicación de expresar tu sexualidad en un espacio que no has sentido nunca seguro.

El viaje a París es uno de los momentos más esperados para ser representados en una posible segunda temporada. Allí se desarrollan algunas de las tramas que ya hemos ido viendo durante la primera temporada, como el avance de la relación entre Tao y Elle, cómo Nick se va adentrando en el grupo de Charlie, el noviazgo de Tara y Darcy… Pero también a Charlie y Nick saliendo del armario con todos sus compañeros, lo que sin duda marca un antes y un después en su relación. Sin embargo, lo más importante es cómo comienzan a hacerse mucho más palpables los problemas de salud mental que padece Charlie.

Joe Locke es Charlie en 'Heartstopper'

Joe Locke es Charlie en ‘Heartstopper’

Al pasar tanto tiempo juntos, Nick se da cuenta de que Charlie tiene un problema con la comida y muchas veces se excusa para no comer. Las cosas se ponen serias cuando se desmaya durante el viaje, por lo que termina confesándole a Nick que desde que lo sacaron del armario y comenzó a sufrir bullying su relación con la comida ha empeorado. Charlie pone de manifiesto cómo los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) no dependen única y exclusivamente del físico de la persona, como muchas veces se tiende a pensar, sino que pueden tener otros desencadenantes.

En este caso, su problema se basa en que la comida es lo único sobre lo que siente que tiene el control absoluto. Quizá solo aquellos que se hubieran leído los libros habrán percibido cómo en la primera temporada se introdujeron un par de escenas en donde Charlie rechazaba comer. De este modo, Alice Oseman fue dejando entrever los problemas del joven, solo que de una manera poco perceptible, puesto que por la complicada situación que vive en esos momentos no es de extrañar que no tenga apetito. Sin embargo, conociendo su historia, esos aportes se vuelven muy significativos.

El viaje a París detona todo lo que ocurre en el cuarto libro en base al TCA de Charlie y cómo lo gestiona con ayuda de Nick. Este es, sin duda, uno de los motivos más importantes por el que Netflix debe realizar la segunda temporada, dado que pone sobre la mesa un punto de vista de estos trastornos alimenticios alejado de los típicos prejuicios del físico. Pero las tramas avanzan mucho más.

El desarrollo de la enfermedad

Como hemos dicho, eso ocurre en el tercer libro, cuando Nick hace lo posible por convencer a Charlie de que pida ayuda y comienza a informarse por su cuenta de en qué consisten los TCA. A Charlie le cuesta dar el paso y por mucho que intenta hablarlo con sus padres, nunca es capaz. Esta situación se magnifica para ambas partes, puesto que los chicos tienen que separarse en verano, cuando Nick se va 3 semanas de vacaciones. Charlie cada vez se encuentra peor y Nick no puede hacer nada para ayudarlo en la distancia.

Nick y Charlie en Truham en 'Heartstopper'

Nick y Charlie en Truham en ‘Heartstopper’

En ese momento, se produce una de las conversaciones más recordadas por los fans: la madre de Nick, viendo que su hijo no disfruta de las vacaciones, se interesa por lo que le ocurre. Nick le confiesa lo que le pasa a Charlie y esta le aconseja que lo que debe hacer es pedir ayuda, pues el amor no cura las enfermedades mentales. De nuevo, la madre de Nick se muestra como un pilar fuerte para este, comprendiéndolo y dando valor a sus sentimientos.

“Mas que palabras” relata cómo Charlie finalmente es ingresado debido a que ha empeorado su salud mental. No obstante, esto se hace de una forma muy rápida, puesto que se cuenta a través del diario de Nick. El lenguaje audiovisual podría ayudar sobremanera a mostrar estos hechos con mayor profundidad, como ha ocurrido con las tramas de los personajes secundarios. En los libros da la sensación de que se puede ahondar mucho más en ello, pues sería interesante ver cómo Charlie vive este proceso y poco a poco va mejorando gracias a la ayuda de especialistas y de una red de apoyo.

(Fin de los spoilers)

Comprometida con mostrar la realidad de los adolescentes

Estas son las tramas que narran los libros y que, presumiblemente, de haber una segunda temporada, ‘Heartstopper’ mostraría. Dada la fidelidad que ha tenido con los dos primeros volúmenes, sería raro que no apostara por mantener las tramas intactas, siempre valiéndose del lenguaje audiovisual para potenciar algunas de ellas y explorar otros caminos. Pero, sin duda, la razón principal por la que Netflix debería renovar la ficción es por el compromiso social que adquiere la saga en sus dos últimos volúmenes publicados.

Nick y Charlie en la playa en 'Heartstopper'

Nick y Charlie en la playa en ‘Heartstopper’

Con la relación entre Nick y Charlie por buen camino, la historia se centra en la salud mental del segundo. El respeto con el que Oseman lo refleja podría ayudar a muchas generaciones a poner nombre a lo que les pasa, a comprenderse y a pedir ayuda, así como a sus familias, amigos y parejas a entender un poco mejor lo que supone una enfermedad mental y cómo se puede ayudar si alguien cercano a ti está padeciendo una.

Además, tampoco nos engañemos, ‘Heartstopper’ no es una serie tan cara, al menos en su primera temporada, por lo que Netflix podría (y debería) asumir el gasto de una segunda, sobre todo por la buena recepción que ha tenido a nivel de crítica profesional y de público. Ya no solo la generación que ronda los 20 años ha caído rendida a los pies de Nick y Charlie, sino también personas más mayores del colectivo LGTB, que siempre han soñado con tener durante su adolescencia una ficción de estas características para sentirse identificados con lo que estaban viviendo.

Igual ‘Heartstopper’ adolece de ser edulcorada y tiene mucha luz pese a poner sobre la mesa cuestiones complicadas, pero también está bien ver una serie donde hay respuestas positivas por parte de algunos personajesy no todo es un drama tras drama. Además, la orientación sexual se respeta de una forma muy pura en base a los sentimientos y no gira en torno a una cuestión sexual. La pelota está en el tejado de Netflix, por lo que habrá que esperar a que tomen una decisión.

Leave a Reply

Your email address will not be published.